Alopecia femenina

Alopecia femenina.

La pérdida de cabello puede resultar devastadora en una mujer. Mientras que la pérdida capilar se acepta como inevitable para muchos hombres, en las mujeres, al ser menos frecuente, se hace culturalmente menos asumible. En muchos casos el efecto sobre la autoestima puede afectar a su calidad de vida.

Como regla general, el patrón de alopecia femenino es diferente del de los hombres. Las mujeres experimentan una despoblación general de la cabellera manteniendo la línea frontal. El tratamiento médico es diferente (ver Blog Tratamiento médico alopecia) y también lo es el tratamiento quirúrgico. En nuestra clínica cerca del 30% de las consultas tienen relación con la alopecia femenina. En la mayoría de las ocasiones vienen ya con la idea preconcebida (resultado de consultas previas con su Médico de familia o Dermatólogo) de que son casos perdidos.

Causas de alopecia femenina

Hasta hace poco, la alopecia femenina se ponía en el mismo saco que la masculina, con la salvedad de describir unos patrones morfológicos diferentes, Norwood para hombres y Ludwig para mujeres.

Hoy sabemos que es una alteración compleja, multifactorial, no siempre ligada a la testosterona.

No sólo es distinta morfológicamente, también lo es en su cronología. Mientras que en el hombre genéticamente predispuesto comienza de una u otra forma en los primeros años de la juventud, en la mujer puede aparecer en cualquier etapa de la vida.

En nuestra clínica antes de abordar cualquier opción terapéutica profundizamos en la Historia médica. Y en caso de la alopecia femenina con más cautela. Debemos diferenciar la alopecia relacionada con la testosterona (o las hormonas sexuales en conjunto) de la que tiene su origen en otras causas.

Causas frecuentes de alopecia en la mujer incluyen:

Trastornos tiroideos, hiper o hipotiroidismo.

Anemia, déficit de hierro, déficit de B12

Enfermedades autoinmunes

Alopecia areata

Tricotilomanía, más frecuente en mujeres

Enfermedades crónicas

Efectos adversos de medicamentos, a los que las mujeres son especialmente sensibles, tales como:

  • Isotretoina, para el acné
  • Warfarina, Sintrom
  • Estatinas y Clofibrato, para el colesterol
  • Fuoxetina, Paroxetina y otros antidepresivos
  • Alopurinol, para la gota
  • Anovulatorios
  • Suplementos tioideos, en dosis excesivas
  • Antiinflatorios no esteroideos
  • Ovario poliquístico, que produce alteraciones hormonales masculinizantes.
  • Efluvium telógeno, una caída repentina y recuperable ante situaciones de estrés, como cirugías, parto o traumas emocionales.

 

Cuando el diagnóstico definitivo es Alopecia androgenética de la mujer, debemos tener presente que el mecanismo patogénico es distinto a la del varón. En éste encontramos una hipersensibilidad a los efectos de la DHT sobre receptores foliculares de determinadas zonas. En la mujer semeja una acción generalizada por exceso testosterona/defecto estrógenos mediados por anomalías en ciertos enzimas como la aromatasa, bloqueo de receptores y otros factores aún no muy bien conocidos.

Por todo lo anterior, debemos siempre tener presente la frase de Mark Twain. “el que tiene un martillo cree que todo es un clavo” y pensar en que aunque seamos cirujanos, no todo es cirugía.

 

 

Volver al listado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies